viernes, 22 de febrero de 2013

Un instante para siempre

     El cielo estaba despejado. Inmaculado. Las constelaciones se mostraban apelotonadas, por todas partes. No había un pedazo de cielo que no estuviese hermosamente engalanado por aquellas infinitas y minúsculas luces. El clima se prestaba, regalando un fresco ambiente que reconfortaba los largos sudores sufridos durante el transcurso del caluroso día de verano. Tumbado, mirando el firmamento, encontré aquel instante.
     Ella, recostada sobre mí, dibujaba los vaivenes de mi respiración. Con una mano la abrazaba cálidamente y ella se sujetaba a mi brazo, sin dejarme. Podía sentirla, agarrada a mí. Con la otra mano, le señalaba el cielo. Ella miraba curiosa. Contemplaba hacia donde yo le iba indicando con el dedo. Le decía que aquellas estrellas formaban constelaciones. Que aquellas preciosidades llevaban allí millones de años, observándonos desde los principios de los tiempos. Le señalaba las pocas que conocía, para que las identificase. Se las describía y le contaba historias sobre ellas. Ella asentía, sin decir nada. Sin apartar su tierna mirada. Imaginándose todas mis historias.


     Aquella sensación penetraba en mi interior regalándome una magia especial que me hacía sentir tremendamente bien. Era felicidad. Alegría. Difícil de explicar. Inmensidad de belleza, desde el paraíso visual que nos regalaba la noche, hasta el momento mágico que componía aquel contacto sobre mi cuerpo, su peso, su respiración, su calor, aquella unión que en aquel instante configuramos los dos, tendidos bajo la noche.
     Estuvimos un rato. Fue poco tiempo. Era bastante tarde y había que irse a la cama. El tiempo no nos permitía demorarnos en aquella posición, muy a nuestros pesares. El día expiraba, la noche resucitaba... y aunque las manecillas del reloj corrían apresuradas a juntarse y amarse durante unos segundos, aquel breve instante, nos cundió. Nos gustó. Nos marcaría para siempre.

     Se acercaba la hora de terminar nuestra observación estelar. Yo no hacía más que seguir, con mi voz, guiando sus pensamientos. Me sentía especialmente bien y ella me correspondía. Era increíble. Me dejé llevar por la pasión que siempre me provocaron las estrellas y por la correspondencia de ella hacia mí. La rodeé con mis brazos y dejé que notase que estaba allí. Se acurrucó y emitió un placentero sonido. Se movió un poco. Trepó por mi torso hasta que se quedó de lado sobre mi costado. Posó su dulce cara sobre mi hombro, notaba su respiración rebotando en mi cuello. Miré de refilón y vi que sus preciosos ojos se abrían y cerraban ya lentamente. Tenía sueño pero se resistía a dejarse caer. Yo la sostenía.
     Entonces permanecí en silencio, brevemente. Mirándola. Observando su belleza. Poco a poco le iba costando más y más mantener los ojos abiertos. Yo seguía con la mirada el movimiento de sus párpados. Notando su cara sobre mi piel, su aliento. Posé mi mano en su cara con extrema delicadeza y cerró los ojos. Pude sentir la calidez de su mejilla sobre la palma. Noté como su cabeza relajaba la poca fuerza que resistía la invasión del sueño. Por fin se había rendido. Ahora, seguramente soñaba con las hermosas estrellas. Le di un prolongado beso en la frente. Parecía que mis labios no querían separarse de allí nunca más. Disfruté el momento. Lo saboreé. Me recreé con su aroma.
     - Que bien hueles...- susurré.
     Me quedaré con el recuerdo para siempre. Guardado como un bello tesoro, dentro de mi. Entonces, con otro leve y casi inaudible susurro para no despertarla, le dije:
     - Te quiero, mi amor. Siempre te querré y siempre estaré aquí cuando quieras ver las estrellas conmigo. Eres mi vida, preciosa. Te amo con todo mi ser... Duerme tranquila, descansa, mañana será otro día.

     Ella se revolvió un poco sobre mi regazo y sin abrir los ojos, esbozando una placentera sonrisa, me dijo suavemente entre sueños:
     - Papá, estrelas gustan moito...




Licencia Creative Commons

22 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias. Muy amable. Gracias por venir hasta aquí y dejar un comentario.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Otro tierno relato de su incontenible cosecha.
    Un abrazo
    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carlos. Hay que ir dándole a todo un poco...
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Muchas gracias. Bienvenido a un momento de lectura.
      Un saludo

      Eliminar
  4. Que bonita lectura, que bella descripcion de un momento paternal. Como todo lo que te leo, precioso y diferente.Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Menuda coincidencia que hemos tenido con la temática...
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Precioso, enternecedor, conmovedor.

    Un fuerte abrazo.

    NIG

    ResponderEliminar
  6. que bien escribis!! llego a tu blog por que compartimos un premio de Maite Segura en los one loveli blog awards; que merecidicimo te lo ganaste, te mando un abrazo de poeta y te seguire leyendo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Me entero por tí de este premio, no sabía nada. Muchas gracias por unirte a un momento de lectura y me alegro mucho que te guste. Un fuerte abrazo y bienvenido.

      Eliminar
  7. Ha sido un placer leerte, te dejo un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, el placer es mío. Un saludo y bienvenida a Un momento de lectura.

      Eliminar
  8. Un relato magnífico Tony lleno de ternura. Nos has llevado de la mano hasta ese final tan sorpresivo. Genial.

    Un abrazo muy grande,

    Eva.

    P.d. Gracias por tus comentarios.

    ResponderEliminar
  9. Buenos Días Tony...Veo que ya has recibido la noticia...¡Enhorabuena...! hace poco que te conozco, pero sé que eres un buen escritor y espero de corazón que tu sueño se vea cumplido.
    Creo que la finalidad del premio es que nos da la oportunidad de conocernos,la prueba está que Andrés Lazcano ha entrado en tu blog...porque te he nominado. Ayer tuve un pequeño accidente en un ojo, y eso me impidió seguir felicitando a todos mis premiados...Disfruta de tu premio y si quieres puedes entrar en mi última entrada para confirmarlo y disfrutar de esa alegría...Que tengas un fabuloso día..Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maite, me alegra verte por aquí. Siento mucho que hayas tenido un problema en un ojo, espero que te recuperes rápido. Por lo del premio, muchas gracias por la mención y no te preocupes por nada, comprendo perfectamente la situación. No me molesta el haberme enterado por otra parte.
      Pasaré por tu blog a recoger el premio y sobre todo, muchas gracias. Es un enorme placer.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  10. ¡Hola! te he nominado al One Lovely Blog Award. Un pequeño detalle entre bloggeros que a mi al menos me ha hace ilusión. Espero que te guste.
    Puedes verlo en:

    http://perseverantecreatividadobsesiva.blogspot.com.es/2013/02/dia-00059-nominado-al-one-lovely-blog.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Pasaré a recogerlo y haré mi reparto.
      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  11. Me parece tan bonito que alguien dedique unas cuantas palabras a ese inmenso firmamento mezclado con otra historia igual de tierna ¡felicidades!
    Te dejo un enlace repleto de estrellas, por si quieres leerlo.
    http://cartasporcontestar.blogspot.com.es/2012/08/firmamento-lleno-de-historias.html

    Sds!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, me pasaré por allí a echar un vistazo. Un saludo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...