miércoles, 22 de enero de 2014

La bala perdida

—Y así, tontamente, acabé pegándome un tiro —terminé contándole a aquel extraño que acababa de
Imagen obtenida de la red.
llegar al purgatorio, el final de mi relato, de mis días. 
     —Pues que cosas... Quién me iba a decir a mí que todo acabaría así. 
     —No entiendo, ¿qué quiere decir?
     —Verá, me disponía a atracar la tienda de antigüedades, con aquel revólver, pero al final no tuve valor, lo dejé sobre el mostrador y me dispuse a salir de allí sin llamar la atención. De echo me crucé con usted. Después, según lo que me ha contado, usted y sus problemas cogieron el arma y jugaron a ver quien era más hombre. 






Licencia Creative Commons
La bala perdida
por
Tony A. Fabeiro 

6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado.
      Un abrazo Francisco

      Eliminar
  2. ¡Qué bien! Cuentas mucho en muy pocas palabras. Felicidades!!!

    ResponderEliminar
  3. Genial! Desde la ironía tratas la muerte de un modo muy diferente a lo que entedemos po r este hecho.

    Un saludo
    Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una situación increíble en el más allá... Quién sabe cuantas veces ha ocurrido.
      Me alegro de que te haya gustado y es un placer verte de nuevo por aquí.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...